Mercè Rodoreda (1909-1983)

XXV

«L’endemà, a la casa dels meus senyors, vaig trencar un vas i me’l van fer pagar per nou, això que ja estava una mica esquerdat.(…)»

La plaça del Diamant. Barcelona, Club Editor, 1995 (Pág. 123)

XXV

«Al día siguiente, en casa de mis señores, rompí un vaso y me lo hicieron pagar como nuevo aunque estaba ya un poco resquebrajado.(…)»

La plaza del Diamante. Traducción de Enrique Sordo. Barcelona, Salvat, 1994 (Pág. 117)

(…) “Asseguda a la seva butaca vermella i or, mirà a fora. Immòbil, escoltava alguna cosa que el jardí estava a punt de dir-li en un moment com aquell, que potser havia estat a punt de dir-li des de sempre, des del primer dia (…)»

Mercè Rodoreda, “Un matí”, Miralltrencat (1974), Club Editor Jove, pp. 217-218.

 

“Sentada en la butaca de color rojo y oro, miró hacia fuera. Inmóvil, escuchaba algo que el jardín estaba a punto de decirle en un momento como aquel, que quizá había estado a punto de decirle desde siempre, desde el primer día (…)» 

Mercè Rodoreda “Una mañana”, Espejo roto (1986) Seix Barral, pp. 277-278.
Traducción del catalán por Pere Gimgferrer

«La meva mare era bonica i terriblement simpàtica. Tenia una veu preciosa. De joveneta havia estudiat cant, però a l ‘hora de la veritat va renunciar a una carrera artística i va triar la vida familiar. (…)»

Anaven a matar llops

 

[«Mi madre era bonita y terriblemente simpática. Tenía una voz preciosa. De jovencita había estudiado canto, pero a la hora de la verdad renunció a una carrera artística y eligió la vida familiar. (…)»]

Iban a matar lobos (fragmento). Traducción de Pietat Ortí, en La vida escrita por las mujeres: obras y autoras de la literatura hispánica e hispanoamericana, bajo la dirección de Anna Caballé. (Barcelona, Círculo de Lectores, 2003)