Luisa Carnés (1905-1964)

Luisa Carnés.
«Pero “una” no protesta nunca, al menos ante la encargada o el jefe supremo, el propietario; “una” se conforma con murmurar un poquito de la pocilga inmunda, mientras se viste o desnuda en ella, con la compañera de turno. Lo natural es que no se ocupe siquiera del abandono y carencia de higiene de la cabina.(…)»

Tea rooms, mujeres obreras. Xixón, Hoja de Lata, 2016 (Págs. 42-43)