Mercè Rodoreda (1909-1983)

favicon e imagen por defecto

(…) “Asseguda a la seva butaca vermella i or, mirà a fora. Immòbil, escoltava alguna cosa que el jardí estava a punt de dir-li en un moment com aquell, que potser havia estat a punt de dir-li des de sempre, des del primer dia (…)”

Mercè Rodoreda, “Un matí”, Miralltrencat (1974), Club Editor Jove, pp. 217-218.

 

“Sentada en la butaca de color rojo y oro, miró hacia fuera. Inmóvil, escuchaba algo que el jardín estaba a punto de decirle en un momento como aquel, que quizá había estado a punto de decirle desde siempre, desde el primer día (…)” 

Mercè Rodoreda “Una mañana”, Espejo roto (1986) Seix Barral, pp. 277-278.
Traducción del catalán por Pere Gimgferrer

“La meva mare era bonica i terriblement simpàtica. Tenia una veu preciosa. De joveneta havia estudiat cant, però a l ‘hora de la veritat va renunciar a una carrera artística i va triar la vida familiar. (…)”

Anaven a matar llops

 

[“Mi madre era bonita y terriblemente simpática. Tenía una voz preciosa. De jovencita había estudiado canto, pero a la hora de la verdad renunció a una carrera artística y eligió la vida familiar. (…)”]

Iban a matar lobos (fragmento). Traducción de Pietat Ortí, en La vida escrita por las mujeres: obras y autoras de la literatura hispánica e hispanoamericana, bajo la dirección de Anna Caballé. (Barcelona, Círculo de Lectores, 2003)