Lydia Cabrera (1899-1991)

favicon e imagen por defecto

«Era una mulata de ojos claros que tenía el pelo lacio; sandunguera -más retrechera que Oyá-, sonsacadora de maridos y siempre soltera. Enamoraba a los hombres, y los hombres por ella abandonaban a sus mujeres.

Éste fue su placer y en ello cifraba orgullo. (…)»

Cuentos negros de Cuba