Dulce María de Loynaz (1903-1997)

Dulce María de Loynaz

Últimos días de una casa

“Otro día ha pasado y nadie se me acerca.
Me siento ya una casa enferma,
una casa leprosa.
Es necesario que alguien venga
a recoger los mangos que se caen
en el patio y se pierden
sin que nadie les tiente la dulzura.
(…)”